Catarsis o Damn! That’s a long blog post!

If I could be stronger
And if you were just older
We might last this out longer
But the task just gets harder

Shaky when he comes to me
Shaky but I believe
Shaky and I’m on my knees
There are better things for me

He descuidado este sitio y mi idea de escribir. Es fácil seguir la inercia después del momento de inspiración, cuando uno concibe que hay que hacer un cambio. Lo difícil es mantenerse. Ligando esta entrada con la anterior, puedo decir que estoy lidiando con que aún hay mucho que hacer después de comenzar.

Recientemente leí una entrada en un blog (posiblemente en lifehacker.com, uno de mis favoritos) sobre ocasiones en que es preferible cantidad sobre calidad y la escritura es uno de esos casos. El argumento para esto es que la idea de hacer un escrito de calidad y el constante miedo a que no tenga un cierto nivel de perfección (usualmente inalcanzable) pueden resultar paralizantes, uno termina sin hacer nada por miedo a fallar. Mi última entrada fue hace más de un mes y pienso que este podría ser mi caso por lo que me he decidido escribir semanalmente, los fines de semana. Como mencioné en la primer entrada (si mal no recuerdo), la idea de este blog es poder vaciar las ideas que cautivan mi mente de forma semanal y aprovechar para ‘aprender’ a escribir.

Estoy estancado. Llevo dos meses ya viviendo en Guadalajara y siento como la energía del cambio, de mudarse, de un nuevo empleo y una nueva rutina, se desvanece. Temo además que no tengo una explicación clara de este fenómeno. ¿Todos los humanos funcionamos a base de estos impulsos que hacen las cosas deseables por un momento? ¿Soy particularmente suceptible al deseo inmediato y dejar los proyectos grandes de largo? Sólo el tiempo y una investigación en un rato libre lo dirán.

En estas últimas semanas vi un video del buen Wheezy Waiter donde menciona que decidió seguir la idea del minimalismo para promover la creatividad y en general vivir mejor. El concepto de minimalismo me ha llamado la atención desde hace tiempo y recuerdo en particular que me familiaricé con él cuando iOS cambió el diseño de sus iconos e interfaz.

¿En qué consiste aplicar el minimalismo a la vida? Determinar lo que es esencial y enfocarse en ello. Al menos así lo plantean The minimalists, dos estaounidenses que graban un podcast sobre cómo vivir una vida significativa con menos cosas (eso dice su página).

Después de ver el video de Wheezy Waiter y escuchar algunos capítulos del podcast de The minimalists he decidido aplicar estos principios a mi vida.

Algo que me gustó mucho de la explicación sobre cómo aplicar los principios es el uso de la palabra esencial. El minimalismo en la vida no es un concurso sobre quién puede quitar más cosas hasta quedar con lo mínimo indispensable para vivir (biológicamente). Se trata sobre quitar los excesos. ¿Cuántas veces no seguimos el impulso de adquirir un objeto porque nos gusta sin pensar en realidad si es necesario o si añade valor a la vida de uno?

¿Qué es lo esencial? Bueno, si decidí que me quiero dedicar al snowboarding tener una tabla para nieve es esencial pues es algo que estaré ocupando de forma constante y añade valo r mi vida permitiendome hacer una actividad que considero enriquecedora. De no ser así, tener una tabla para nieve es un desperdicio, algo que me quita espacio y tiempo además de ser un recordatorio constante de mi posible interés por hacer snowboard algún día. Lo esencial es aquello que le da valor a mi vida ayudándome a cumplir un propósito, facilitar mis objetivos.

Si, si, muy lindos los párrafos de superación personal y el comercial a un youtuber y un podcast. ¿A qué viene todo esto? Pues como mencioné al principio del escrito estoy estancado. He comenzado a quitar cosas y me siento de la misma forma que una persona que ha decidido limpiar un sótano o bodega y se encuentra a la mitad del proceso: ¡Carajo! Mira todo el tiempo que le he invertido a esto y no tengo más que un tiradero y un cuarto que no está del todo limpio.

Comencé intentado definir una rutina. Dividí mis horas activas (léase las horas que no estoy dormido) en ‘bloques’ de 30 minutos (inspirado en la técnica pomodoro). Tras dividir el día en bloques comencé a asignar actividades a dichos bloques: aprender francés y alemán en duolingo, escuchar los nuevos lanzamientos de música, ver las series, series animadas y películas que me interesan o que me han recomendado (en el caso de las películas, soy víctima constante de la decepción de otros al mencionar que no he visto películas como Back to the Future, Jurassic Park, Star Wars o Titanic), avanzar en algún juego de 3DS, leer. Es aquí donde vino el primer golpe.

Resulta y sucede que no hay suficientes ‘bloques’ de 30 minutos en un día para hacer todo lo que quiero, y esto puede parecer obvio (y seguramente lo es) pero en el momento causó un impacto. La situación me obligaría a decidir de entre todo lo que quiero hacer, abandonar algunas actividades y  decidir qué es esencial para mi en este momento de mi vida.

Por supuesto no me rendí sin dar batalla. Expermienté una semana repartiendo las actividades en diferentes días logrando una falsa sensación de balance, un horario con la estabilidad de un castillo de naipes. ¿Por qué digo esto? porque toda esta iniciativa duró una semana. Primero fue abandonada bajo el pretexto de que estaría fuera de la ciudad y después se mantuvo el abandono con la excusa de que estuve enfermo por una semana. Agrupar nuevas actividades que se busca convertir en hábitos es una mala idea, basta que falle una actividad para dejar las demás.

Por desgracia tendré que dejar esta entrada con una sensación de no estar terminada en aras de poder publicarla ya. Tuve la brillante idea de iniciarla cerca de las 22 hrs del domingo y decidí dejar de escribir por ahí de las 00 hrs del lunes para no iniciar la semana desvelado. En fin, no hay planes perfectos.

La conclusión de esta entrada es: Estoy pasando por un proceso de cambio, quitando excesos y decidiendo qué actividades son las más importantes para mi en este momento, qué quiero hacer de mi vida y lograr próximamente. Quiero hacer una rutina simple, sencilla y a la cual sea fácil apegarse, al menos en el corto plazo. Estoy abrumado, pero estoy bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *